LEOPOLD HAGER DIRIGIRÁ A LA ORQUESTA SINFÓNICA DE LAS ISLAS BALEARES POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO

El prestigioso director Leopold Hager repite un año más y dirigirá el cuarto concierto de temporada de la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares, el 16 de noviembre, a las 20:00h, en el Auditorio de Palma. Después del éxito del pasado año, en esta ocasión llega a Mallorca para dirigir la Sinfonía número 5 de F. Schubert y la Sinfonía núm.4 “Romántica” de A. Bruckner. Dos grandes compositores austríacos donde el público podrá disfrutar de música romántica.

Para poder llevar adelante este repertorio, los efectivos de la Orquesta tienen que ser ampliados. Por eso se cuenta con el patrocinio especial para este concierto de Restaurante Fera, con el apoyo de la cual se ha hecho una llamada especial en el contexto de la Academia Sinfónica. Esta iniciativa pretende abrir la orquesta para que futuros profesionales tengan la experiencia de compartir con nuestros músicos programes de alta calidad. Iniciativa que, en este concierto, como hemos mencionado, se ha podido llevar a cabo gracias a la colaboración y patrocinador del restaurante Fera.

Leopold Hager nació en Salzburgo, Austria, y estudió dirección, órgano, piano, clavicémbalo y composición en el conocido Mozarteum de su ciudad natal. Después de sus primeros trabajos a Mainz, Linz y Colonia, se convirtió en director titular de la orquesta en Friburgo/Brisgòvia. Posteriormente ocupó el lugar de director en la Orquesta del Mozarteum de Salzburgo. Con una gran experiencia, Leopold Hager ha dirigido las principales orquestas del mundo: Staatskapellede Dresde, Gewandhaus de Leipzig, Filarmónica de Múnich, Sinfónica de Bamberg, Royal Concertgebouw Orchestra, Orquesta de París y Orquesta Sinfónica de Washington, entre otros.

El concierto se iniciará con la Sinfonía número 5 de F. Schubert, una de las más populares del compositor austríaco. Cuatro movimientos conforman esta obra maestra que se caracteriza por un estilo “mozartiano”, es decir, claridad, sencillez, optimismo a su línea melódica.

Finalmente, la Sinfonía número 4 de Bruckner o también conocida como “La Romántica”. Este alias nace del propio compositor, haciendo referencia a varias escenas de un mundo romántico medieval sin perder su carácter religioso. El primero y segundo movimiento describe la salida del sol de una ciudad medieval y como sus reyes salen por las puertas del castillo de forma gloriosa. Puro romanticismo en el tercero y cuarto movimiento para desembocar en una fiesta popular en el quinto y último movimiento.