Noche romántica en el segundo concierto de cámara

Carlos Fortea (oboe), José Fortea (trompa) y Enrique Bernaldo de Quirós (piano) fueron los protagonistas en el segundo concierto de cámara en el centro cultural de Sa Nostra. El trío de oboe, trompa y piano interpretaron obras de Carl Reinecke, L.V. Beethoven y Heinrich von Herzogenberg. Tres compositores para expresar un romanticismo elevado a la enésima potencia.

La obra de Carl Reinecke Op.188 está compuesta por cuatro movimientos: Allegro moderato, Scherzo, Adagio, Finale (Allegro ma non troppo). A lo largo de esta obra, se pudo apreciar las cualidades del oboe como instrumento “cantabile” (estilo que imita la voz humana), pinceladas del Adagio de la novena de Beethoven y la influencia de Brahms, con muchos claroscuros. Una comienzo espectacular.

Antes de llegar al descanso, las sorpresas dinámicas y rítmicas con las Bagatelas para piano de L.V. Beethoven Op. 126. Música ágil, dinámica, tonalidades mayores y con tempo allegro que se alejan de las sonatas tempestuosas y emotivas. En concreto esta pieza, se caracteriza por ser la última obra para piano que escribió el compositor alemán (1823-1824) que representa un nuevo camino inexplorado para Beethoven.

Para poner fin a esta velada, la obra elegida fue el trío para oboe, trompa y piano en re mayor de Heinrich von Herzogenberg, Op.61. Una pieza con una gran influencia de Brahms. El compositor austriaco atraído inicialmente por la música de Wagner, al estudiar a Johann Sebastian Bach se convirtió en un admirador de la tradición clásica y posteriormente de Brahms.